Jueves, 06 de octubre de 2011
Publicado por marifewebmaster @ 10:27
Comentarios (0)  | Enviar

LUIS FERNÁNDEZ ÁLVAREZ Presidente del Lions Club Internacional en Gijón

«Los Leones somos traficantes de influencias, que pueden ser buenas o malas»

«Nuestra idea de crear una fundación para mujeres con cáncer de mama parte de su necesidad de apoyo emocional»

 

J. M. CEINOS
-¿A qué obedeció que usted, junto con otras personas, pusiera en marcha la delegación del Lions Club en Gijón?

-Teníamos una inquietud de hacer algo por los demás y al conocer que el Lions tenía presencia en doscientos cincuenta países, con cuarenta y cinco mil clubes repartidos por el mundo y un millón y medio de socios, y al ver que en Asturias no había ninguna delegación decidimos hablar con la organización y para poner en marcha la delegación en Gijón fuimos apadrinados por otro club.

-Pero ¿qué es el Lions Club?

-Una organización que surgió en el año 1917 en Chicago (Estados Unidos), que nació en el seno de un grupo de empresarios y uno de los miembros fundadores, Melvin Jones, que era un corredor de seguros, rápidamente tuvo la visión de que uno puede prosperar en la vida, pero no va a llegar a mucho si no piensa en los demás. Éste es el espíritu de los miembros del club, unos profesionales y empresarios que tenemos una posición relativamente desahogada, pero que entendemos que hacer algo por los demás es importante. También valoramos que hay personas que quieren ayudar y que no tienen el mecanismo o la línea para actuar o lo hacen a través de empresas y de organizaciones no gubernamentales y se llevan grandes chascos.

-¿Qué diferencia a los Lions de otras organizaciones parecidas?

-Lo que a mí me cautivó cuando valoré fundar este club en Gijón fue que esta organización, a diferencia de otras, no es propiamente una organización no gubernamental, pero interrelacionándose con otros clubes y con otros grupos humanos como el nuestro podíamos llegar a cualquier parte del mundo.

-¿Una organización como los Lions, con un sustrato, me parece, de tendencia calvinista en su filosofía filantrópica empresarial, engarza bien en la sociedad española?

-Nuestros clubes no están ligados a ningún tipo de tendencia y no tienen vinculaciones políticas, ideológicas ni confesionales y lo que tengo claro es que la organización está muy extendida y aportando ayuda.

-¿Cómo aporta la ayuda?

-Las ayudas llegan directamente a los clubes de Lions y son los clubes quienes administran y reparten las ayudas; esto nos permite optimizar los recursos y nos da una seguridad.

-¿Por qué comenta que algunas personas han salido «escaldadas» de su colaboración con organizaciones no gubernamentales?

-Por suerte o por desgracia me está llegando mucho patrocinador o colaborador que cuando le contamos el proyecto y conoce nuestra historia al final dice que le interesa, pero que viene de vuelta de dar dinero a otras instituciones y luego se entera que hubo malversaciones y fraudes. Pero, en fin, como en todas partes hay garbanzos buenos y malos y unos pocos empañan una labor importante que están haciendo todos estos colectivos.

-¿Cuántos miembros tiene el Lions Club de Gijón?

-Somos veinticinco.

-¿Para ser miembro hay que tener, digamos, posibles?

-Todo lo contrario. Aunque esté mal que yo lo diga nuestro club está muy valorado a nivel nacional gracias a que hemos sabido implementar una serie de fórmulas en cuanto a la dinámica y la apertura del club a la sociedad que lo que hacen es, precisamente, quitar ese tipo de planteamientos o de prejuicios que a veces se tienen. Es cierto que hay creencias sobre que pueda haber vinculaciones masónicas en este tipo de organizaciones empresariales, pero en absoluto, y el club de Gijón tiene unos estatutos que son abiertos y públicos; además, nuestro club tiene la particularidad de que está constituido como una fundación. Es decir, entre los miembros del club hay empresarios, personas que trabajan por cuenta ajena, amas de casa y un largo etcétera.

-¿Cómo se financian?

-Para empezar, nos autofinanciamos con una cuota mensual de cuarenta y cinco euros por socio. Con ese dinero financiamos el funcionamiento del club y cuando hacemos actividades tenemos dos cuentas, una la administrativa y la otra la de donación, que es en la que se vuelcan los recursos.

-¿La sociedad gijonesa responde?

-Tenemos una sociedad gijonesa y asturiana muy generosa y se vuelca con nosotros cuando se le hace un planteamiento serio y claro. No hay más secreto, es poner a los ciudadanos y a las empresas un canal adecuado para que aporten sus ayudas. Sin que se me malinterprete, los Leones somos traficantes de influencias, pero lo mismo que hay colesterol bueno y malo, también hay influencias buenas y malas.

-¿Cuántos proyectos llevan a cabo a lo largo del año?

-Como grandes proyectos solemos hacer uno al año y el Club de Leones está pensado para la colectividad de su entorno geográfico. El proyecto que nos ocupa este año es crear una fundación para ayudar a las mujeres con cáncer de mama y el proyecto surgió de la necesidad que tienen las mujeres a quienes se les da la noticia de que padecen cáncer y necesitan apoyo emocional, psicológico, para que esa mujer, cuando vuelva a su casa, además de saber que desde el punto de vista médico estará bien atendida, también tenga apoyo emocional.

-¿Entran ustedes donde falla la Administración?

-Creo que debemos complementar y, en este caso, debe valorarse que lo que estamos haciendo es unir a la sociedad civil con los profesionales médicos y lo complementario no es sustitutivo. El año pasado, tras hablar con personal médico del Hospital de Cabueñes, llegamos a la conclusión que la mayoría de las mujeres a quienes se les detecta un cáncer no dicen nada y lo sufren en silencio. Es más, muchas mujeres buscan una solución rápida sin que lo sepa nadie. ¿Por qué?, pues porque la mujer es el pilar de la familia y no quiere trasladar más problemas. Pues bien, todo esto se puede desdramatizar haciendo llegar a la sociedad que los temas médicos no son sólo médicos, son de toda la sociedad y que hablar de cáncer no es sinónimo de nada que hoy en día no podamos normalizar. (El próximo día 18 de octubre, a las nueve de la noche, en el hotel Begoña Park, la Fundación Lions Club Gijón organiza una cena benéfica con dos objetivos: los beneficios de la cena serán donados a la Bruno Salvadori Lions Fundación en su labor de prevención y diagnóstico precoz del cáncer de mama, y adicionalmente se colaborará con la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria y con su 27.º Congreso nacional, que se celebrará en Gijón del día 15 al 17 de este mes).

Luis Fernández Álvarez

Nació en Suiza en el año 1966, hijo de emigrantes asturianos oriundos de la zona de Teverga, aunque se crio en Gijón, en el barrio de El Llano. Está casado y tiene una niña de 7 años. Es propietario de una empresa de relaciones comerciales, cursó Maestría Industrial y realizó estudios empresariales. Empezó a trabajar a los 20 años. A finales del año 2005, junto con un grupo de amigos, puso en marcha una delegación en Gijón de Lions Club Internacional.

«Somos personas con una posición desahogada que entendemos que hacer algo por los demás es importante»

«La sociedad gijonesa es muy generosa, no hay más secreto que establecer el canal adecuado para que se aporten las ayudas»

EL CUESTIONARIO DEL DESAYUNO

-¿Qué talento desearía tener?

-Me hubiera gustado comprender aún más a mis semejantes.

-¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?

-Desarrollando mi vida en familia con mi mujer y con mi niña e intentando contribuir en estos proyectos.

-¿Un lugar para perderse en Gijón?

-La zona de Ruedes, que es donde vivo.

-¿A cambio de qué daría todo lo que tiene?

-Para que hubiera paz, estabilidad y que la mitad del mundo no se dedicara a crear problemas a la otra mitad, que emplea su tiempo también en defenderse de esa otra parte.

-¿Qué reforma de la sociedad considera más urgente?

-Con la tolerancia, el respeto y los valores se podrían arreglar muchos de los problemas que tenemos.

-¿Un lugar de vacaciones?

-No tengo vacaciones, el tiempo libre que tengo lo dedico a los proyectos en los que estoy, y un buen amigo dice que estar de vacaciones no es hacer nada, a lo mejor hacer cosas diferentes.

-¿Mar o montaña?

-Mar; fui submarinista e instructor de buceo y tengo una especial relación con el fondo marino.

-¿Aficiones?

-Submarinismo, tiro olímpico... Ahora, mi afición principal es hacer «leonismo».

 

FUENTE:INE.ES HEMEROTECA

 

 

 

 


Comentarios