Domingo, 03 de abril de 2011
Publicado por marifewebmaster @ 12:43
Comentarios (0)  | Enviar

Luciano Casta??n, Gij?n y el deporte EL ESCRITOR QUE HABLO DE LA MALATER?A EN RUEDES

Luciano Casta??n, Gij?n y el deporte

JOS? LUIS CAMPAL FERN?NDEZ



Veinte a?os se cumplen ya desde que a la cultura asturiana le falta una figura fundamental: Luciano Casta??n Fern?ndez. Aquella ma?ana invernal del lunes 5 de enero de 1987 no falleci? s?lo uno de los mayores eruditos que en el ?ltimo siglo dio nuestra regi?n, el alma y capit?n de proyectos decisivos como la Gran Enciclopedia Asturiana, de la que fue codirector, o la Enciclopedia Tem?tica de Asturias, de cuyos siete primeros tomos fue coordinador; no se fue s?lo aquel que, a los ojos de los dem?s, reun?a en su persona los m?s curiosos y profundos saberes acerca de todo lo relacionado con Asturias y lo asturiano. No perdimos s?lo al experto en artes pl?sticas que parec?a abarcarlo todo y hacerlo sin lagunas, o al experto bibli?grafo que, ficha a ficha, iba rellenando huecos y supliendo carencias. Aquel 5 de enero de hace dos d?cadas se esfum? un divulgador incansable del periodismo ilustrado y de la cr?tica literaria, desapareci? un novelista, un poeta y un dramaturgo, y el futbolista que no pudo ser, que no cuaj? en los terrenos de juego, tambi?n hizo mutis.
De Casta??n dijo Jes?s Evaristo Casariego que era ?el prototipo de antipedante, que rehu?a el aplauso y los honores para realizar una obra aut?nticamente efectiva?. Y sobre su humanidad, Antonio Gala expres? abiertamente que Casta??n ?fue un hombre en el m?s noble y esperanzador sentido de esa palabra?. Para a?adir un retrato m?s a los muchos que se pudieran rastrear, he aqu? el fotomat?n que, el mismo d?a de su muerte, compuso el escritor avilesino Daniel Arbes?: ?Siempre fue un hombre serio, formal (...), cari?oso siempre con sus amigos y mod?lico padre de familia?. El propio Luciano Casta??n nos dio, a la altura de 1964, una radiograf?a de s? mismo m?s que significativa. Escuch?mosle: ?Dada mi sencillez, me abruma lo profuso y lo confuso. Como buen asturiano, me siento liberal. Tengo hambre de vida. Odio la subordinaci?n. Me enga?a f?cilmente la gente p?cara; siento una soterrada y permanente angustia?.
Bajo el nombre de Chano, desarroll? sus pinitos balomp?dicos en dos clubes modestos de la categor?a regional: el Ezcurdino, que no estaba federado, y el Olimpia Sport, filial del Sporting, formaci?n a la que dar?a luego el salto y en cuyas filas milit? durante cinco temporadas, de 1944 a 1949. El Sporting no lo olvid? y el domingo siguiente a su muerte, en el encuentro ante el Murcia, sus jugadores llevaron brazalete negro en se?al de duelo. Con el equipo gijon?s Chano actu? como delantero interior en la posici?n izquierda del campo, un ariete que, al decir de quienes le conocieron vistiendo la camisola rojiblanca, remataba el bal?n con acierto y se manejaba entre los contrarios con agilidad y deportividad, de forma que si el juego se volv?a arisco en el cuerpo a cuerpo, Chano dec?a: ??Vinimos a jugar al f?tbol o a matanos??.

Debut? en El Molin?n el 12 de noviembre de 1944 ante el Granada CF, con victoria por 3-1 de los locales, siendo de Casta??n uno de los tantos. En las dos campa?as siguientes, de 1949 a 1951, Chano vestir? los colores del Real Avil?s, y de 1951 a 1953 ficha por el C?diz CF.

En tierras andaluzas se retira y regresa a su ciudad natal, donde logra plaza estable como funcionario en el futuro Insalud (entonces Instituto Nacional de Previsi?n), al tiempo que inicia una copiosa actividad intelectual de la que no se apear? hasta el ?ltimo d?a de su existencia.
El ejercicio f?sico que profesionalmente le hab?a procurado el terreno de juego lo suplir? el monta?ismo, que Casta??n aprovechar? para su rastreo del rico e ingente refranero conservado en la memoria de los lugare?os de las zonas rurales: ?Las excursiones de monta?a durante los a?os 50, 60 y 70 fueron fundamentales para sus trabajos etnogr?ficos?, ha escrito su hijo Jos? Mar?a Casta??n Loch?, porque gracias a ellas ?indagaba entre los pastores en busca de dichos, cantares o refranes que m?s tarde pasar?an a engrosar [sus] libros?. Pienso que Gij?n, que tuvo el acierto de conceder en mayo de 1990 su nombre a una calle tras hab?rselo solicitado m?s de cuatro mil particulares y entidades de distinto signo, le debe a Luciano Casta??n la edici?n de sus Obras Completas, puesto que, en el conjunto de las mismas, no fueron pocas ni circunstanciales las tem?ticas gijonesas, como evidencia la ?Bibliograf?a de Gij?n?, que edit? su Ayuntamiento en 1976, o la gu?a que sobre la ciudad le encarg? la editorial Everest y que apareci? en 1980.
Escribi? Casta??n sobre m?ltiples asuntos gijoneses: desde olvidadas revistas surrealistas de los a?os 20 del siglo XX como ?Verba? o de personalidades como Rosario de Acu?a, Pi?ole o Ce?n Berm?dez hasta del Ateneo Obrero de La Pedrera, de los motes y apodos de Gij?n, del gremio de marineros, de la leproser?a que existi? en la parroquia de Ruedes o del particular vocabulario empleado por los gijoneses.
Y fiel a su sportinguismo, fue el pregonero, el 5 de agosto de 1980, en el campo de El Molin?n, de los actos conmemorativos del 75.? aniversario de la creaci?n del club de f?tbol.

Jos? Luis Campal es miembro del RIDEA e imparti? el pasado martes una conferencia sobre Luciano Casta??n en el Ateneo Jovellanos.

FUENTE:HEMEROTECA INE.ES

Comentarios